Todo cae por su propio peso

Hola.

Cuando apareció el #YoSoy132, hubo una especie de histeria colectiva, sobre todo en la Izquierda, pero también fuera de ella, quienes se dejaron llevar por esa ola que, más que cualquier otra cosa, era una moda. Así, los menos jóvenes vieron con gran expectativa lo que pudiera generar el #YoSoy132, incluso, mucha gente de la vieja Izquierda que, llevando a cuestas sus frustraciones por no haber hecho en su momento lo que tenían que hacer, se sintieron identificados con esos jóvenes que irrumpieron abruptamente en la sociedad. Los más jóvenes, se incorporaron por el instinto natural de imitación que surge en los jóvenes, otros más por moda, por curiosidad, otros por sentirse revolucionarios, y muy pocos por la verdadera convicción de, a partir de ahí, cambiar la sociedad hacia un rumbo distinto.

Hubo otros (los menos) que hemos militado mucho tiempo en la Izquierda (y que incluso fuimos acusados de ser insensatos y/o traidores, por no apoyar un movimiento “real, genuino y auténtico”), y que no nos dejamos llevar por esa ola llamada #YoSoy132, pues al ser un movimiento burgués (recordemos que el #YoSoy132 nació en la Universidad Iberoamericana, cuna de los principales tecnócratas y derechistas de éste país), en algún momento no sobreviviría a su propia contradicción de clase. Eso explica por qué Antonio Attolini aceptó incorporarse a Televisa y ser una estrella más del Canal de las Estrellas. Por naturaleza y por ley casi natural, la burguesía no puede atacar a la propia burguesía, pues los intereses de clase (que finalmente, es el motor de la Historia) son los mismos. En consecuencia, al no ser antagónicos, en algún momento coinciden, y se dan fenómenos como el antes descrito. Por tal motivo, aquellos que se quejan de una “traición” de Attolini deberían apreciar que no existe tal.

El #YoSoy132 (sociológicamente hablando) nunca fue un movimiento social. Si acaso llegó a ser una muchedumbre mal organizada, carente de objetivos, dirigencia, disciplina e identidad. Eso le aseguraba ser algo efímero, desde su propio inicio. Y los dos objetivos que perseguían (y que se conocieron) eran objetivos burgueses, en esencia. La no-imposición de Enrique Peña Nieto en la Presidencia de la República no sólo la perseguían los que apoyaban a López Obrador, sino también los panistas (eso explica la infiltración de personajes como Diana Vega, hija de Xóchitl Gálvez, en el #YoSoy132 en Hidalgo), partido que surge debido a las políticas públicas del Presidente Lázaro Cárdenas. El otro objetivo, la democratización de los medios de comunicación, es un objetivo más relacionado con las clases medias y altas que con las clases más desprotegidas. Cuando se quedaron sin bandera y sin objetivo, entonces oportunistamente agarraron la bandera de la reforma laboral para mantenerse vigentes.

Jamás fueron objetivos del #YoSoy132 el combate a la pobreza, a la corrupción, la reforma energética, la reforma fiscal, el cambio del modelo económico, por mencionar algunos temas. Jamás hubo un programa definido. Jamás, tampoco, hubo una definición política para mandar a votar por López Obrador a la sociedad, pese a que casi todos los integrantes del #YoSoy132 simpatizaban con las ideas del tabasqueño.

Los métodos de lucha por supuesto que también fueron cuestionables. Mantener una táctica de lucha sharpiana, planteada desde la CIA, donde lo importante es gritar, mentar madres y caminar por las calles (o marchar, para los quisquillosos) sin tener alguna otra forma de oponerse al sistema, su “apartidismo” funcional al sistema que querían “combatir”, así como no tener ninguna propuesta ideológica como alternativa al sistema imperante (así como rehuir de toda ideología para “no estigmatizarse”) dejaban de lado el triunfo de su “revolución” gatopardista.

Deslinde tras deslinde, el #YoSoy132 ha cavado su propia tumba al no tener una dirigencia definida, electa democráticamente, la cual fuera visible para evitar lo que ahora se ha presentado, primero con Aleph Jiménez, en su cobarde huída por situaciones paranoicas, y posteriormente con Attolini, en su claro protagonismo a ultranza. Esos deslindes (más allá de lo efectivos o no que sean) llegan tarde, una vez que se han consumado los actos, y cuando la reputación ya se encuentra por los suelos.

Así, hubo algunos que tuvimos que autocensurarnos y no decir públicamente lo que pensábamos, debido al escarnio y linchamiento sobre todo aquel que estuviera en contra de dicho movimiento, y no pudimos más que tener una posición manteniéndonos al margen y soportando injurias y cuestionamientos (incluso) de muchos compañeros que al final decidieron irse a caminar y gritar al lado de ellos. Sin embargo, es Ley Natural y Universal: todo cae por su propio peso. Y agregaría Marx: todo lo sólido se desvanece en el aire.

Así, mientras el “glorioso” #Yosoy132 se incorpora a las filas de Televisa, y se vuelve parte de la corrupción del sistema, nosotros continuamos aquí (y que, por cierto, estuvimos despiertos mucho tiempo antes), luchando por una mejor Patria. La forma y el método sobran mencionarlos nuevamente. Y el objetivo final es el mismo: la transformación de la vida pública de México.

Al final, a cada uno de nosotros, nos juzgará o absolverá la Historia.

Saludos. Dejen comentarios.

Comments

comments

Apuntes similares

La Hora de la Verdad

Hoy se presenta uno de los retos más importantes que ha tenido nuestro movimiento: la renovación de la estructura interna…

El cáncer del golpismo

La reacción, cabe señalar, es más que lógica, sobre todo si consideramos que parte de sus planes han sido evidenciados…

El papel del pasquín propagandístico imperialista contrarrevolucionario de la prensa burguesa, o @TheEconomist vs @LopezObrador_

A mediados de la semana, The Economist, revista británica alineada por excelencia a los intereses oligárquicos, oligopólicos, corporativos, bancarios, financieros,…

Mexicanos golpistas contra la Transformación

El financiamiento que recibe Mexicanos contra la Corrupción por parte de la Embajada de USA en México no es cualquier…