Análisis estadístico de las elecciones presidenciales del 1° de Julio de 2012 en el Estado de Hidalgo

Análisis estadístico de las elecciones presidenciales del 1° de Julio de 2012 en el Estado de Hidalgo, realizado por la Secretaría de Formación y Capacitación Política del Comité Ejecutivo Estatal de MORENA Hidalgo.

Sin duda, votaría por Chávez

Hola.

El próximo domingo se llevarán a cabo las elecciones presidenciales en Venezuela. Y lo cierto también es que (al igual que en México) se elegirá entre dos proyectos distintos y contrapuestos.

El primero de ellos es el encabezado por el Comandante Hugo Chávez Frías, candidato del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), quien ha sido electo en dos ocasiones (y ratificado en una) y ha gobernado esa nación durante 13 años. Llegó al poder en 1999 debido al fracaso de las políticas neoliberales que habían hundido a Venezuela y que habían convertido a dicho país en un mar de disparidad y inequidad económica, política y social.

Chávez llegó al poder por la vía de las urnas, después de un fallido Golpe de Estado comandado por él en 1992, y cuya fuerza popular le permitió ser liberado, ser candidato y ganar la Presidencia de la República. Al instante de asumir el poder, convocó aun nuevo constituyente, el cual creó una nueva Carta Magna, y fue aprobada en el año 2000, después de lo cual Chávez volvió a competir (ya con la nueva Constitución) y fue ratificado en el poder. Así, debido a las políticas públicas que comenzó a aplicar, en el 2002 se orquestó un golpe de estado en su contra, apoyado por FEDECÁMARAS (el equivalente al Consejo Coordinador Empresarial en México), Radio Caracas Televisión (RCTV) [el equivalente de Televisa], Globovisión, Venevisión, así como por las embajadas y gobiernos españoles y norteamericanos.

Sin embargo, dicho golpe falló, en gran medida porque el pueblo venezolando se volcó a las calles a defender a su gobernante, y a exigir que se le devolviera el poder. Así, Chávez libró su prueba de fuego (la más importante que ha tenido) y se consolidó como gobernante en Venezuela.

Después, los avances que comenzó a tener Venezuela en materia de salud, educación, bienestar, poder adquisitivo, acceso a la tecnología y a la información, servicios públicos, infraestructura, y demás rubros fueron impresionantes. Expulsó a las compañias petroleras estadounidenses, las cuales ganaban el 75% de la renta petrolera y no pagaban impuestos, en beneficio de los venezolanos y de su propio desarrollo. Así mismo, nacionalizó las empresas cementeras en Venezuela, las cuales (en su gran mayoría) eran propiedad de las trasnacional CEMEX, la cual hacía práticas abusivas, sacaba más de la mitad del concreto producido en Venezuela hacia otros países, y el que se quedaba en dicho país se lo vendían al gobierno 2, o hasta 3 veces más caro del valor en el mercado.

Para dar otra muestra: actualmente, el salario mínimo en Venezuela es de USD $476.17, mientras que en México es de apenas USD $146.40 mensuales (y con la contrarreforma laboral recientemente aprobada, bajará aún más). Otro ejemplo: mientras que en México se aprobó una reforma laboral para beneficiar al empresario, en Venezuela también fue aprobada una reforma laboral que le da más beneficios al trabajador.

Así, en 13 años, Chávez ha transformado a Venezuela no sólo cambiando el modelo económico de neoliberal a lo que se ha denominado Socialismo del Siglo XXI, sino que éste ha impactado en el nivel de vida del venezolano aumentando considerablemente el tamaño de la clase media en dicho país, y disminuyendo la línea de pobreza (mientras en 2002 el 48.6% de la población venezolana se encontraba en la línea de pobreza, 31.2% tenía sus necesidades básicas insatisfechas, y 20.2% estaba en pobreza crónica, éstos índices descendieron en el 2008 al 27.5%, 23.4% y 11.8% respectivamente, es decir, en 6 años [Fuente: Política Social, Desarrollo y Pobreza en Venezuela, Caracciolo Viloria, Instituto Latinoamericano de Investigaciones Sociales (ILDIS) Oficina en Venezuela de la Fundación Friedrich Ebert, http://library.fes.de/pdf-files/bueros/caracas/08763.pdf]).

El otro proyecto que se presenta en Venezuela es el encabezado por Henrique Capriles, candidato de la Mesa de Unidad Democrática, coalición conformada por partidos de diversos matices, principalmente centristas y derechistas. El proyecto de Capriles es uno: el retorno del neoliberalismo a Venezuela, y reconfigurar la geopolítica en Sudamérica favorablemente a los intereses estadounidenses.

Práticamente, todos los avances que ha tenido la Revolución Bolivariana en Venezuela serían destruídos, el petróleo regalado a los estadounidenses, y se gobernaría (al igual que en México) para unos cuántos, que es la oligarquía que busca retomar el poder perdido después de tantos años.

Así, Capriles es el candidato de la OTAN, de USA, de Barack Obama, de Washington, del Fondo Monetario Internacional, de las embajadas americana y española, de las compañías petroleras norteamericanas, de la oligarquía local de Venezuela, de FEDECÁMARAS, de Venevisión, de Globovisión, de los poderes fácticos, del dinero, del neoliberalismo y, lo más importante, del retroceso para Venezuela.

Cabe señalar, por cierto, que tanto Capriles como la embajada de USA en Venezuela han amagado con no reconocer el resultado electoral si sale victorioso Chávez. El primero, generando una revuelta entre sus seguidores, y los segundos, pidiendo una intervención militar, tal y como están planeando hacerlo con Siria en éstos días vía Turquía, y como pretenden también hacerlo con Irán vía Israel.

Así, en este choque de proyectos distintos y contrapuestos, sólo hay dos opciones: 6 años más de mejores condiciones de vida para los venezolanos, ó un retroceso económico, político y social para ésta nación que bastante sufrió durante muchos años antes de la Revolución Bolivariana.

Chávez ha demostrado que otro mundo es posible. Que si esposible redistribuir la riqueza, y repartirla equitativamente. Que si es posible tener una relación respetuosa con USA, siempre y cuando éstos no tengan injerencia en la Soberanía Nacional. Que si es posible generar mayores y mejores servicios públicos, a cargo del estado. Que si es posible no depender de la mano invisible. Que si hay de otra. Que cada pueblo puede y debe determinar su propio destino.

Así, en ésta coyuntura fundamental para Venezuela, si yo fuera venezolano, sin duda, votaría por Chávez.

Saludos. Dejen comentarios.

Equivocación desastrosa

Hola.

Comencé a saber de él y a apoyar a Andrés Manuel López Obrador cuando fue descalabrado en Tabasco, durante la toma de los pozos petroleros de PEMEX en dicha entidad en 1995, y me pareció, desde entonces, un líder político sui géneris, de esos pocos que ya no existen.

En 1996, cuando se postuló para ser Presidente Nacional del PRD, yo aún no estaba afiliado. Sin embargo, sin lugar a dudas hubiera votado en favor de López Obrador, pues me parecía la mejor propuesta para dirigir al Partido. Y así fue: en 3 años, logró ganar 4 gubernaturas, y el Partido logró la mayor votación obtenida en su Historia.

Tras el fraude realizado por los Amalios y los Chuchos en marzo de 1999 en la renovación de la dirigencia nacional del Partido, Andrés Manuel se lavó las manos y evadió su responsabilidad histórica, y dejó en manos de Pablo Gómez limpiar ese cochinero que, finalmente, colocó a Amalia García en la Presidencia del Partido y a Jesús Ortega (tal y como sucedió durante la Presidencia con López Obrador) como Secretario General, despojando del cargo a Félix Salgado Macedonio, quien había ganado la Secretaría General legítimamente. Sea cual fuere el resultado, lo cierto es que la descomposición actual que sufre el PRD fue responsabilidad de Andrés Manuel, pues el origen es dicha elección.

Después de dos fraudes electorales consecutivos en Tabasco, Andrés Manuel se fue a pelear la Ciudad de México, la cual ganó por escasos 4 puntos de diferencia con Santiago Creel. Así, López Obrador se convirtió en uno de los mejores gobernantes de la Ciudad de México, debido a su muy buena política social, lo cual lo encumbraba de forma natural a la Presidencia de la República.

La propia amenaza del Proyecto Alternativo de Nación llevó a las élites del poder a imponer a Felipe Calderón en la Presidencia de la República. Andrés Manuel, en una decisión equivocada, dispuso proclamarse Presidente Legítimo, pese a que hubo muchos compañeros que pedían que fuera Jefe de la Resistencia.

Con la Presidencia Legítima, Andrés Manuel recorrió los 2,400 municipios del país, y le dió otras 3 ó 4 vueltas en un periodo de 6 años, mientras Televisa encumbraba a Peña Nieto como su candidato, y a Marcelo Ebrard como forma de eliminar a AMLO de la contienda electoral de 2012. Sin embargo, la encuesta definitoria del candidato pondría a Andrés Manuel nuevamente en la candidatura presidencial.

Lo que parecía imposible en un inicio, con el 17% de las preferencias electorales, logró encumbrar a Andrés Manuel al 31% en el resultado final, lo que obligó al PRI a dejar lo mediático, y realizar la compra descarada del voto. Tras el resultado del 1º de Julio, Andrés Manuel consideró que hubo fraude electoral al haber sido comprada la consciencia y el voto de un sector de la población. La Izquierda apoyó a Andrés Manuel en su intento por invalidar la elección.

Sin embargo, pese a las pruebas aportadas, el Tribunal desestimó los argumentos de Andrés Manuel, y ratificó la declaratoria de validez de la elección presidencial en favor de Enrique Peña Nieto. Sin embargo, López Obrador, en su afán de desconocer el fallo del Tribunal, comete una nueva equivocación fracturando a la Izquierda debido a una posición política que no se contraponía con lo que él había manejado antes, llamando a la formación de un nuevo partido político con el membrete de MORENA.

Tal vez la Izquierda en México no lo es ni el PRD ni los chuchos, pero tampoco lo es López Obrador, pese al gran parecido que tiene con ella. La Izquierda va mucho más allá del propio PRD, los chuchos y López Obrador juntos.

La Izquierda en México es aquella que intentó consolidarse posterior al Congreso Constituyente, en 1919, debido a la inconformidad con las formas carrancistas de apropiarse de la Revolución, fundando el Partido Comunista Mexicano, que estuvo en la clandestinidad hasta el gobierno de Cárdenas. La Izquierda es la política económica y social del General Lázaro Cárdenas, el registro temporal del PCM durante su sexenio. La Izquierda también lo es el PCM de vuelta a la clandestinidad con Ávila Camacho, lo es Vicente Lombardo Tolenado y su candidatura presidencial de 1952 por el PP y el PCM, cuyo final fue un fraude electoral a favor de Ruiz Cortinez.

La Izquierda son los maestros, médicos y ferrocarrileros reprimidos de 1958; los estudiantes caídos de 1968 y 1971, las guerrillas de los 70’s; el Partido de los Pobres; la Liga Comunista 23 de Septiembre; el Partido Socialista Unificado de México (PSUM); el Partido Socialista Mexicano (PMS); el Frente Democrático Nacional; el fraude electoral de 1988; el EZLN; el EPR; el ERPI; Aguas Blancas; Acteal; San Salvador Atenco; la APPO. La Izquierda Mexicana también es Valentín Campa, Demetrio Vallejo, Pablo Gómez, Heberto Castillo, Lucio Cabañas, Genaro Vázquez, Rubén Jaramillo, Cuauhtémoc Cárdenas, Ifigenia Martínez, Alejandro Encinas, y van mucho más allá de los chuchos y de López Obrador.

La Izquierda no merece lo que está haciendo Andrés Manuel, que es fracturarla y dividirla. Él, más que nadie, sabe la cantidad de muertos que le costó al PRD consolidarse como una fuerza política importante en el país (más de 700, y contando). No se vale, tampoco, dejarle la mesa servida a la derecha, el PRI y el PAN e, incluso, acrecentar su fuerza en su afán de crear su propio partido. Explicaré porqué.

En un texto anterior (¿Qué falló?http://blog.hglc.org.mx/?p=2048), hablé del propio análisis que hizo López Obrador en febrero de éste año con respecto a la fuerza de la Izquierda en México:

En México, tenemos un historial donde aquellos que son progresistas son el 25%, a lo largo de todas las épocas y los tiempos. Nos gustaría que fuera más, pero no es así.

Así, si sólo tenemos en 25% de la población, estamos hablando que, actualmente, ese 25% se reparte entre tres partes: PRD, PT y Movimiento Ciudadano. Considerando que, además de MORENA, para el 2014 habrá al menos una fuerza política más, el MIL de Noroña, estaremos hablando de que ahora ese 25% no se repartirá entre 3, sino entre 5: PRD, PT, Movimiento Ciudadano, MORENA y MIL (al menos, porque el SME también registrará partido político).

Considerando los resultados de la elección de 2012, de los 70 distritos que ganó la Coalición Movimiento Progresista, 16 distritos (1 de Guerrero, 4 del Estado de México, 3 de Michoacán, 2 de Morelos, 3 de Oaxaca, 1 de Quintana Roo, 1 de Tabasco, y 1 de Tlaxcala) que tuvieron 10,000 votos o menos de diferencia con respecto al 2º lugar estarían en riesgo de perderse teniendo en el escenario a 5 fuerzas políticas, lo que significaría una mucho menor fuerza en el Congreso de la Unión, y acrecentaría sustancialmente la fuerza del PRI-AN en la Cámara, así como el margen de acción de Peña Nieto que, paradójicamente, es contra lo que López Obrador protesta.

Por otra parte, resulta totalmente inverosímil solicitar el registro de un partido político a una autoridad (el Instituto Federal Electoral) de la que se desconfía, ajustándose a las reglas que se denunciaron son inequitativas, y que además tendría que validar los resultados de las elecciones en las que se participe cuando no se acepta, de facto, el resultado de la elección inmediata anterior organizada por la misma institución.

En cuanto a los documentos básicos, resultan por demás inquietantes. El hecho de que, según el numeral 1 de la IV sección de la convocatoria a los Congresos Distritales, se excluya afirmando que

para ser integrante del Comité Ejecutivo Estatal, Comité Ejecutivo Nacional o de las Comisiones de Honestidad y Justicia de MORENA, es requisito indispensable no pertenecer a ningún partido político, ni ser autoridad, funcionario, integrante de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial en los municipios, estados y en la federación

deja en entredicho el carácter incluyente de MORENA.

Otra pregunta que surge cuando se lee el numeral 2 y 3 del Artículo 2º del Estatuto, cuando se afirma que

A l@s integrantes de MORENA no los moverá la ambición al dinero, ni el poder para beneficio propio; L@s miembros de nuestro movimiento buscarán siempre causas más elevadas que sus propios intereses, por legítimos que sean.

En éste entendido, uno se pregunta qué se hará con los recursos públicos obtenidos por MORENA (prerrogativas) por parte del IFE, pues si a los integrantes de MORENA no los moverá la ambición al dinero, significa que quienes estén en los cargos de la organización no percibirán un sueldo por estar ahí. Así mismo, dado que el poder no moverá tampoco a los integrantes de MORENA, así como antepondrán otras cuestiones a sus legítimos intereses propios, huelga decir que las candidaturas que haya serán decididas por el Comité Ejecutivo Nacional de facto.

Así mismo, la línea política no corresponde a un partido de Izquierda, como se pretende que sea MORENA, pues en el programa, se menciona que

nuestro proyecto busca impulsar el desarrollo a través de las iniciativas privada y social, promoviendo la competencia, pero ejerciendo la responsabilidad del Estado en las actividades estratégicas reservadas por la Constitución, en la planeación del desarrollo y como garante de los derechos sociales y ambientales de las actuales y de las futuras generaciones.

Lo que propone MORENA, en sentido estricto, es una economía mixta, realizando un desarrollo del capitalismo y privilegiando el libre mercado y la «sana» competencia. Contrasta notablemente la línea política del PRD, que expresa

En el PRD nos reivindicamos como herederos del ideal libertario encarnado en el socialismo democrático y en esa vía nos comprometemos a encauzar nuestras luchas por la transformación del país. El PRD se compromete a luchar por la transformación democrática e integral del Estado mexicano: impulsar un nuevo modelo de desarrollo económico y social y la construcción del Estado Democrático y Social de Derecho. Que tenga como eje de su acción la construcción de un Estado que garantice el acceso de todos a los derechos sociales.

Así MORENA, que se pretende presentar como una oferta política de Izquierda, lo es de Centro (tal vez de Centro-Izquierda, pero no más allá).

Por tal motivo, considero que MORENA debe continuar como Movimiento Social, y no convertirse en Partido Político pues, considerando los puntos antes enunciados y analizados, se correrá el riesgo de diluir a la Izquierda en México en beneficio de la derecha PRIANista, y además de que, más que un partido político, sea fundado un culto o religión en favor de un personaje que si, ha luchado mucho por éste país (junto a millones que hemos estado a su lado durante mucho tiempo), pero que no tiene derecho de dividir y traicionar a la Izquierda como actualmente, de forma consciente o inconsciente, lo hará con la conformación de MORENA como partido político.

Saludos. Dejen comentarios.

Paco Olvera no debe actuar como portavoz de Peña Nieto en Hidalgo

En los días recientes, Francisco Olvera Ruiz, Gobernador Constitucional del Estado de Hidalgo, ha hecho una serie de declaraciones públicas y posicionamientos en los que ha cuestionado la impugnación que hizo Andrés Manuel López Obrador del proceso electoral actual, y ha reiterado que el veredicto del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación será a favor de Enrique Peña Nieto.

Es cierto que sorprende que las resoluciones del IFE y del TRIFE han sido, en todos los casos, favorables al PRI y hasta con saña hacia la Izquierda, así como resulta sorprendente también el poder de clarividencia del gobernador al asegurar que el TEPJF dictará la elección como válida y dará la constancia de mayoría a Enrique Peña Nieto, también es claro que el proceso electoral no ha concluido, pues se siguen ofreciendo pruebas para declarar inválida la elección presidencial y, así mismo, los tiempos que marca la ley no se han cumplido, pues el plazo vence el 6 de septiembre próximo.

Si bien las declaraciones hechas por Olvera Ruiz son válidas para un militante de un partido, son cuestionables para un gobernante, ya que éste debe gobernar para todos, y no para una facción política o un partido. En éste entendido, solicitamos respetuosamente a Francisco Olvera que saque las manos del proceso electoral, ya que suficiente ha sido que durante la campaña electoral actuó como Jefe de Campaña de Peña Nieto en el Estado, así como flagrante fue su violación a la ley al realizar actos públicos durante la campaña y la veda electoral, en acciones que, incluso, podrían considerarse como compra del voto a favor del candidato de su partido.

Sin más por el momento, quedo de ustedes.

Atentamente.

Héctor G. Legorreta
Coordinador Estatal del Movimiento Regeneración Nacional Jóvenes y Estudiantes (MorenaJE) en el Estado de Hidalgo

Peña Nieto: una estrella más de El Canal de las Estrellas

Ke onda.

Bueno, pues después de lo ke hemos hablado durante todas éstas semanas sobre el PRD, voy a hacer un ‘break’ para avocarme a analizar la situación imperante con el Niño Televisa, Peña Nieto.

Tras ver los resultados obtenidos por el PRI en la elección intermedia del pasado 5 de julio; tras ver, oir y leer bastante durante las últimas semanas del compadrazgo casi amasiato entre Televisa y Peña Nieto; y tras  haber leído el documento que Encinas presentó en Morelia, lo único que queda es evidenciar ésta relación y alertar acerca del riesgo inminente de que Peña Nieto llegue a la Presidencia de la República.

Peña Nieto es, indicutiblemente, el candidato de Televisa a la Presidencia de la República (y, por ende, de los poderosos que se han apropiado de las instituciones en éste país).

La polémica ya con pruebas documentales comenzó hace cerca de un mes, cuando Jenaro Villamil comentó con Carmen Aristegui (durante su programa en MVS Noticias, 102.5 FM) el texto «Peña Nieto: si yo fuera presidente», el cual publicó Proceso [ http://www.proceso.com.mx/noticias_articulo.php?articulo=69874 ], parte del libro del mismo nombre.

Dos días después, el Miércoles 24 de Junio de 2009, Televisa publicó un desplegado en todos los diarios a nivel nacional donde refutaba la entrevista argumentando «calumnias» por parte de Aristegui y Villamil [ http://www.eluniversal.com.mx/notas/606974.html ], desplegado al cual respondieron ambos el mismo día.

Dando sin conceder, podemos otorgar la duda a Televisa y a Peña Nieto sobre el entendido de que Aristegui y Villamil mintieron. Sin embargo, días después, en el blog del periodista español José-María Siles, apareció un post titulado «La Historia no me absolverá» [ http://josemariasiles.wordpress.com/2009/07/01/la-historia-no-nos-absolvera/comment-page-6/#comments ] donde, entre otras cosas, confiesa:

Reconozco que me siento culpable. Si este hombre llega a ser presidente de México, la Historia no me absolverá. Cuando Televisa contrató a nuestra agencia de corresponsales para cubrir la visita del gobernador Peña Nieto a Turquía, yo estaba poniendo claramente en peligro mi independencia profesional.

José Luis Arévalo, director de Internacional de Noticieros Televisa me despertó un jueves de marzo para decirme que Leonardo Kurchenko consideraba absolutamente prioritario ir a Estambul, y querían que fuese yo el corresponsal. Eso ocurría esta pasada primavera, cuando Enrique Peña Nieto iba a visitar el Foro Mundial del Agua.

No hay problema de presupuesto, (me dijeron desde D.F.):

Televisa cobra del Estado de México (sic) y Enrique Peña Nieto es una prioridad informativa. Además, tenemos un acuerdo con ellos para cobrar por esas coberturas.

José Luis Arévalo nos pidió dos crónicas diarias durante toda una semana, para las noticias, sin pararse a pensar que la visita de Peña Nieto iba a durar solamente un par de días. Confieso que no me gustó nada el panorama, pero me faltaron reflejos y desconocía las reglas del juego de la política mexicana. Sin embargo acerté a preguntar, absolutamente sorprendido: ¿Los mexiqueneses van a pagar a Televisa por las crónicas de un enviado especial a Estambul? ¿Hablas en serio, José Luis?

Hombre, José María, Enrique Peña Nieto va a ser el próximo presidente de México, y nosotros estamos a las órdenes para cubrir sus actividades públicas con mucho gusto.

No sé si Televisa ha pasado ya la factura al gobernador Peña Nieto, pero a nosotros se niegan a pagarnos lo que nos deben. La gente, que es muy malvada, se ríe cuando les cuento nuestras desventuras con Televisa y Peña Nieto.

Eres un ingenuo, colega Siles. Deberías haber sabido cómo se las gastan por aquí. Lo que te ha ocurrido ha dejado de ser noticia en México, porque para desgracia nuestra ocurre todos los días.

Luego me he enterado que Peña Nieto, político ambicioso y populista, no tenía pensado asistir al World Water Forum donde el Estado de México entregaba un premio internacional. Pero cuando sus asesores pudieron confirmar que las cámara de Televisa le estarían esperando en Estambul, gracias a la diligencia del vicepresidente Kurchenko que esos días celebraba sus esponsales, a don Enrique le faltó tiempo para tomar el primer avión.

POSTDATA. Llegan a Bruselas ecos de la polémica de estos últimos días en México a raíz del relato de Jenaro Villamil, publicado por el semanario ‘Proceso’. Televisa no ha dedicado ni una línea informativa a la aparición del libro “Peña Nieto, si yo fuera presidente”, pero ha lanzado toda su artillería pesada para intentar desprestigiar a Villamil. El periodista ha retado a los chicos de Azcárraga a un debate con papeles. Confieso que tengo una deuda con los mexicanos, me  apunto a ese debate.

Peña Nieto representa los intereses de los poderosos. Eso no es noticia. La verdad es que no quise encontrar el hilo negro en éste post. Fue simplemente para alertar, con anticipación (y de paso, que quede el precedente) de que votar por Peña Nieto será postergar el régimen neoliberal en México, vender lo que queda del país (que ya es muy poco), sumirnos más en la pobreza (según Julio Bolvinik, en La Jornada de antier, ya somos 80% de pobres de la población) y mantener el poder en manos de la oligarquía local que continuará su régimen de privilegios.

Ahi ustedes saben. Lo peor es que siempre a uno lo tiran de a loco, y piensan que lo que dice la tele es ley, simplemente porke lo dice.

Saludos. Dejen comentarios.

Y yo… ¿porqué?

CRISOL Número 05, Marzo de 2007

El 6 de enero de 2003, a pregunta expresa de los reporteros al Presidente de la República, Vicente Fox Quezada, sobre la toma violenta de las instalaciones de CNI Canal 40 por parte de TV Azteca en el Cerro del Chiquihuite, el entonces mandatario se limitó a contestar su ya más que famosa frase ‘¿y yo por qué?, como un chiquillo que se limita a contestarle a su mamá cuando no quiere hacer el quehacer en su casa.

En el mes de febrero, Vicente Fox (como presente por el día del amor y la amistad a su sucesor, FeCal) declaró a la prensa que, durante el desafuero, AMLO le había ganado, pero «18 meses más tarde yo tuve la victoria. El día de la elección, el candidato de mi partido ganó», con lo cual aceptó cínicamente que hubo fraude electoral el pasado 2 de julio de 2006.

Ahora habríamos de hacerle la pregunta al ex-presidente: Y nosotros… ¿porqué? Y nuestros hijos, y las generaciones futuras, y los mexicanos en general… ¿porqué? ¿Por qué tenemos que pagar las medidas económicas irresponsables que se han venido ejerciendo desde que el PAN llegó a los Pinos? ¿Por qué tenemos que pagar el costo por seguir vendiendo el poco patrimonio nacional que nos queda? ¿Por qué tenemos un gobierno espurio, al cual nosotros no elegimos, sino las mafias políticas que están enraizadas en el poder? ¿Por qué tendremos que seguir pagando los errores que cometen políticos que experimentan con el país como si fuera un laboratorio? ¿Por qué tenemos que seguir soportando las medidas y recomendaciones del Banco Mundial, que continúa acentuando la pobreza en nuestro país? ¿Por qué tenemos que resignarnos a seguir siendo esclavos del Imperio? ¿Por qué no podemos (si tenemos el derecho) de decidir nuestro destino como Nación en el gran juego mundial? ¿Por qué tenemos que entrar a la globalización de forma inequitativa? ¿Por qué, por qué, por qué…?

Y yo… ¿por qué?

El conflicto post-electoral y la Refundación de la República

Publicado en CRISOL Número 01, Noviembre de 2006

El pasado 2 de julio quedó a la vista de todos dos hechos sumamente trascendentales: por una parte, quedó de manifiesto la voluntad popular por realizar un cambio de modelo económico, político y social en México y, por otra parte, quedó también evidenciado cómo el grupo enraizado en el poder y que se sienten dueños de él, harán todo (y contra todos) lo posible por mantener el poder aún a costa de las instituciones construidas y libertades ganadas durante tanto tiempo por miles y miles de mexicanos, muchos de los cuales perdieron la vida en el intento.

Sin embargo, este poder no lo ve así. Lo demostraron al realizar el mayor y más evidente fraude en la historia de México; secuestrando a las Instituciones utilizándolas en su beneficio; mintiendo a la población a través de los medios de comunicación bajo la máscara de la «libertad de expresión», coartando el derecho a la información de los mexicanos, y limitando la información en torno a un movimiento que ha rebasado, por mucho, las expectativas de quienes le apostaban al desgaste y fracaso del mismo, pensando que tapando el sol con un dedo iban a impedir que millones de mexicanos se volcaran a las calles para asistir a la Convención Nacional Democrática que nombraría como Presidente Legítimo de México a Andrés Manuel López Obrador.

Este poder fáctico, que tiene sus orígenes en lo más sombrío de la historia de México, cuyos objetivos siempre han sido destruir la República y beneficiarse personalmente del trabajo del pueblo y en base a la opresión y la represión hacia éste, el día de hoy tiene una crisis de legitimidad y, a su vez, de credibilidad. La Resistencia Civil Pacífica y la Convención Nacional Democrática evidenciaron la necesidad de reformar las instituciones y, de ser necesario, crear unas nuevas. La pregunta que se hacen muchos es ¿por dónde empezar o qué instituciones desechar o reformar?

La Historia nos menciona que el Congreso de la Unión y la Universidad Nacional Autónoma de México son, hasta hoy, las únicas instituciones que han sobrevivido desde la época Independiente hasta nuestros días. No sería descabellado, a partir de éste principio, pensar que las grandes reformas que se realicen en los próximos años (encabezadas por el Gobierno en Rebeldía de Andrés Manuel López Obrador) sean precisamente en éstas dos grandes instituciones donde se comiencen a gestar.

En éste marco coyuntural, la Universidad Nacional posee los elementos necesarios (académicos, intelectuales, infraestructura, conocimiento) para replantear el México Nuevo al que aspiramos todos. Por otra parte, aunque actualmente existe un Congreso con una mayoría derechista y una importante fuerza progresista, puede darse en éste lugar las reformas necesarias de las instituciones. Cabría recordar numerosos ejemplos históricos donde, a pesar que en algún momento los liberales o, en otro momento, los conservadores tenían cierta predominancia en el Congreso, o incluso cuando el PRI era prácticamente el dueño de las dos Cámaras, es ahí donde se dieron grandes transformaciones y conquistas en la vida política e institucional del país como la promulgación de las Leyes de Reforma, la Reforma Política de 1977 o la victoria de los Pueblos Indígenas al plantear, ante la Cámara de Diputados, sus problemas y necesidades en el 2001.

Dicho sea de paso, las transformaciones que requiere el país, así como el impedir la privatización del gas, el petróleo, la electricidad, la Universidad, la seguridad social, el agua, y demás proyectos neoliberales, sólo se pueden hacer por medio de la gente. La Refundación de la República, tal y como lo planteó Andrés Manuel López Obrador el pasado 16 de septiembre, sólo puede hacerse con el compromiso y la movilización de la gente. Si la gente (como en otros tiempos) permanece apática o inmóvil, el país seguirá siendo el mismo: la República de la tranza, la corrupción, la mentira y el tráfico de influencias.