Te lo dije

Hola.

En nuestra sociedad, es muy común que, de pronto, un hombre casado y ya vivido enamore y seduzca a jovencitas inmaduras e inocentes buscando placeres carnales por la insatisfacción o la monotonía que tiene con su pareja. Así, de pronto esas jovencitas encuentran lo que consideran «un buen partido» y se enamoran del hombre casado. Comienza entonces una relación sentimental, la cual comienza con filtreo, apapachos, besos, caricias, y concluye con la fornicación en varias ocasiones. Durante este tiempo, el hombre casado le comienza a hacer regalos y obsequios que ni siquiera su mujer ha tenido. Poco después, la joven se entera que su «novio» es casado, y comienza a existir la petición de que éste abandone a la esposa, con la eterna promesa del hombre casado de hacerlo en algún momento (y que nunca sucede). La joven comienza a desesperarse, y pide consejo a su madre, la cual le dice que este hombre no le conviene, que jamás dejará a su esposa, y que mejor busque a alguien de su edad y sin compromisos. Sin embargo, el enamoramiento de la joven sigue en aumento, lo que ocasiona que se aferre al hombre casado. Empiezan una serie de dramas que comienzan a fastidiar al hombre casado, al parecerse su aventura cada vez más a su matrimonio, hasta que se harta y confiesa que jamás dejará a su esposa, que sólo la quería para un rato, y que desaparezca de su vida para siempre. Así, mientras el hombre infiel casado regresa con su esposa a seguir disfrutando de su matrimonio, la joven se siente engañada, utilizada, ultrajada y humillada, no quedando más remedio que llorar desconsoladamente su tragedia, resignarse, y escuchar el clásico «te lo dije» de parte de su madre.

Lo mismo sucede hoy con el PRD. Un partido que se decía de Izquierda (la joven inmadura), y que fue seducido por el PRI (el hombre vivido y casado). Así, después de seducirlo y enamorarlo para entrar al Pacto por México, y después de ciertos roces, fornican juntos en varias ocasiones aprobando reformas estructurales antipopulares (reforma educativa, reforma en telecomunicaciones, reforma haciendaria, entre otras). Sin embargo, sabiendo el propio PRD el concubinato que tiene el PRI hace varias décadas con el PAN, piensa que el PRI le será fiel siempre, aferrándose al Pacto por México, y aprobando en Consejo y Congreso Nacional su permanencia en él, sabiendo que existen arreglos en sábanas entre el PRI y el PAN en los que no están incluídos. Tras conocerse la negociación del PRI con el PAN de las reformas política y energética, el PRD se dice engañado, utilizado, ultrajado y humillado, el cual ahora llora su tragedia desconsoladamente, y buscando la compasión del Pueblo y de los semejantes a los que despreció y ninguneó durante su amasiato con el PRI.

Sin embargo, la realidad es dura y cruda para el PRD. El PRI jamás buscó un compromiso de largo plazo, pues ellos mismos sabían que la vida del propio Pacto era hasta la reforma energética (por eso la dejaron al final). Y el PRI buscó al PRD para presentar y sacar adelante la agenda y las reformas estructurales mandatadas desde los grandes organismos internacionales y las empresas trasnacionales engañando a la opinión pública, simulando un consenso inexistente, y generando un totalitarismo disfrazado del que el PRD fue partícipe. Utilizaron, además, al propio PRD para criminalizar la protesta social en el DF, algo que no beneficia en nada al Gobierno de la Ciudad, al echarse encima a sus principales promotores y electores: los activistas sociales, y si beneficia al Federal en sus fines, facilitándoles el uso de la represión como forma de contención ante la inconformidad existente.

Cabe señalar, además, que la salida del PRD del Pacto por México no responde a una convicción por defender a la Nación (de ser este su fin, ni siquiera hubieran entrado al Pacto), ya que todavía 5 días atrás, el PRD aprobó en su Congreso Nacional el mantenerse dentro del Pacto por México, con una votación de 300 votos a favor contra 4 en contra. Así, la salida del Pacto por México es -según lo asegurado por Zambrano ayer- porque no los tomaron en cuenta en sus negociaciones, más no porque estuvieran en desacuerdo. Tan es así, que Zambrano deja abierta la posibilidad de regresar al Pacto por México, al asegurar que no regresaremos a los trabajos del Pacto, si no se corrige estas claras deficiencias, estos claros atropellos, si no se reponen los procedimientos (La Orquesta, http://laorquesta.mx/prd-abandona-el-pacto-por-mexico/). También resulta un intento hipócrita de reconciliarse con el Pueblo de México y simular una inexistente defensa de la Nación, pensando en mejorar su muy cuestionada y deteriorada imagen pública con miras a la elección intermedia del 2015, donde buscan impedir (o frenar) la ya anunciada caída de sus números y su desastroso resultado electoral.

Sin embargo, la salida del PRD del Pacto por México es estéril a estas alturas. Primero, porque el propio Peña Nieto se burló de ellos, al asegurar que pese a la salida del PRD del Pacto por México, cuenta con la mayoría en el Senado (con la unión del PRI, PAN, PVEM y PANAL) para sacar adelante la reforma (es decir, la posición del PRD sólo era legitimadora, pero no necesaria). Y segundo, porque su presencia en las calles no es indispensable ni significativa (ya quedó demostrado que, en su última convocatoria al Zócalo de la Ciudad de México, apenas pudieron llenar la mitad de la plancha). Es decir, se han convertido en un lastre de la derecha, y en un lastre para el Pueblo.

La suma que el PRD haga en la defensa del petróleo es simbólica, pero de ninguna podemos olvidar ni perdonar todas las de cal por una de arena. El PRD debe asumir su responsabilidad histórica en el desastre que se avecina a la Nación por su entreguismo, por su alcahuetería y complacencia a las tropelías del poder. De nada sirve que ahora venga a chillar de que el PRI lo engañó, porque cuando firmaron el Pacto por México, sabían lo que firmaban y, aún así, salieron en la foto con sus caritas sonrientes.

Así, como la madre enojada, sólo nos queda decir una cosa: te lo dije.

Saludos. Dejen comentarios.

Simulación a consulta

Hola.

En los días pasados, se anunció que una serie de organizaciones realizaría una consulta a la población, en la cual se preguntaría si la gente está de acuerdo o no en una eventual privatización de PEMEX.

Sin embargo, aunque Alianza Cívica la encabeza y ha sido anunciado como el «promotor organizador» de la consulta, el PRD en los medios la asume como suya, la anuncia como suya, y además el dinero con el que se financiará es suyo. Y aquí y en China, el que paga manda.

La opinión de la gente no puede ser, de ninguna forma, despreciada ni menospreciada. Sin embargo, hay algo cierto: la gente está desinformada. Y en los distintos países en los que se realizan ejercicios ciudadanos como consultas, plebiscito o referéndum, hay un periodo de información (similares a las campañas electorales) donde gente por el «si» y por el «no» informan a la población sobre los beneficios o perjuicios de aceptar o rechazar tal o cuál medida.

Sin embargo, el PRD y Alianza Cívica, en un ejercicio muy mal pensado y estructurado, deciden organizar al vapor e improvisadamente una consulta ciudadana sobre un tema sumamente delicado como lo es la soberanía energética.

En éste entendido, ¿cuál es la fuente primaria de información que va a tener la gran mayoría de la gente que podría acudir a la consulta? La televisión, que obviamente (y conforme a sus propios intereses) ha ido difundiendo información sesgada en torno a una eventual reforma privatizadora, resaltando las «bondades» de tener una industria petrolera compartida y privada sobre una estatal y propia.

Y entonces ¿cuál es el objeto de realizar una consulta a la población sobre un tema en que la población tiene pocos elementos objetivos, generales y/o técnicos y especializados sobre un tema tan delicado y del que dependen muchas cosas? Simplemente hacer un ejercicio mediático y simulador, de aparente defensa de algo diametralmente opuesto a lo previamente acordado y firmado en el Pacto por México. A pesar de los esfuerzos que dentro de ese comité haga gente bien intencionada, lo cierto es que los resultados de esa consulta no serán vinculantes con la decisión ya tomada desde diciembre de los chuchos y de Jesús Zambrano de vender el petróleo a manos privadas nacionales y extranjeras.

¿Cuál sería el motivo del PRD para despreciar lo que la gente decida en esa consulta? La reforma política. Exactamente la misma condicionante que ha puesto el PAN, aunque sin ser el mismo motivo. Al PAN le interesa la reforma política en el aspecto electoral, mientras que al PRD le interesa la reforma y autonomía del Distrito Federal. Ambas cosas estarían dispuestas a ser cedidas por el PRI y Peña Nieto con tal de que sea aprobada la Reforma Energética, y ambos partidos estarían dispuestos a dejar pasar la Reforma Energética con tal de que el gobierno de Peña Nieto ceda en lo que ellos quieren.

Y para simular que el PRD se opone a la reforma el día de la votación, hay dos escenarios sumanete previsibles:

  1. Argumentan el «voto libre y de consciencia» de cada diputado, y vota la mitad a favor, y la mitad en contra, justificando entonces que el compromiso con la Patria de cada quien es el resultado de su voto y de sus acciones, habiendo quien tome la tribuna aisladamente, y quien aplauda cuando sea aprobada la reforma; o
  2. Saliéndose toda la bancada del PRD de la sesión al momento de la votación (eso si, haciendo una «heroica» defensa en la tribuna y en el debate de la industria petrolera), pero eso si, dejando al PRI y al PAN solitos en la votación, aprobando por «unanimidad» la Reforma Energética, y argumentando que «ellos (el PRD) al momento de salirse no legitimaron el despojo a la Nación del petróleo», cuando en la práctica si lo hacen por omisión.

Y aún, aunque todo esto no pasara, hay algo cierto: ni la dignidad, ni la soberanía, ni la Nación se someten a consulta. Simplemente se defienden. Es absurdo preguntar a la poblaciön ¿considera usted necesario defender nuestro petróleo, del cual dependen nuestra soberanía como Nación, nuestra independencia económica, y nuestra integridad territorialmente hablando, o dejamos que los extranjeros nos invadan simuladamente, y dejamos que nos roben lo que es nuestro?

Dice Sun Tzu, en El Arte de la Guerra, que hacia el final de la dinastía Ch’in, Mo Tu, de la dinastía de los H-siung Nu, asentó su poder. Entonces los Hu del Este enviaron emisarios para parlamentar. Primero pidieron el caballo más valioso del país, y luego una princesa. En ambos casos, Mo Tu consultó a sus ministros, los cuales se opusieron. Sin embargo, Mo Tu les envió a los Hu lo que le pedían. Pero después los Hu del Este volvieron y dijeron «tienen mil li de tierra que no usan, y los queremos». Nuevamente Mo Tu consultó a sus ministros. Algunos dijeron que sería razonable ceder la tierra, y otros que no. Mo Tu encolerizó y dijo: «La tierra es el fundamento del Estado ¿Cómo podría cederse?» Todos los que opinaron que se entregara la tierra fueron decapitados, y Mo Tu invadió a los Hu del Este, aniquilándolos.

La moraleja es muy clara. El que tenga oídos, que oiga. La defensa de la Nación no se consulta. Simplemente se hace. Consultar si se defiende o no es simular defenderla.

Saludos. Dejen comentarios.

El pacto

Hola.

Cada vez que nación o individuo alguno hace o quiere hacer alguna atrocidad, siempre lo hace «en nombre de Dios». Es una práctica que se ha desarrollado durante muchos siglos y que, lejos de disminuir, aumenta la periodicidad con que ésta se justifica. Así también son los priístas (y no sólo ellos, sino en general todos los traidores), quienes en nombre de «México» o de la «Patria», preparan sus tropelías con los que engañan al Pueblo para después, como es costumbre, traicionarlo.

Así, en los días pasados, tres de los principales partidos políticos firmaron en denominado Pacto por México, el cual regaló una fotografía a Enrique Peña Nieto como cualquiera que hubiera envidiado Calderón durante 6 años.

Sin embargo, más allá de la fotografía, lo cierto es que ese acto selló el triunvirato totalitario PRIANPeRreDista, pues mediante la coptación de la «izquierda moderna», la «izquierda moderada», o dicho con todas sus letras: la izquierda entreguista y simuladora, consiguieron la garantía de contar con una fuerza absoluta e inmoderada en el Congreso de la Unión, para que las contrarreformas de Peña Nieto sean aprobadas sin sufrir rasguño alguno.

Así, la agenda de Washington está asegurada. El moribundo neoliberalismo tiene una dosis de oxígeno y electroshocks, el cual resultará en una aprobación segura de las contrarreformas fiscal (la cual aumentará el IVA del 16 al 21%, además de que gravará alimentos, medicinas, educación y libros), la energética (la cual probablemente no privatice a PEMEX como empresa, pero sí el producto que procesa PEMEX, que es el petróleo), la educativa (en la cual está en riesgo los contenidos de la educación a nivel básico, la privatización simulada de la educación pública básica, y la privatización y desmembramiento de los grandes centros de estudio, como el IPN y la UNAM), y la de salud (en la cual se desmantelarán los servicios públicos de salud y se privatizará el IMSS y el ISSSTE).

La resistencia y oposición que había en el Congreso quedará minimizada, aislada y finalmente anulada. Muy poco podrán hacer los pocos legisladores que, haciendo dignidad a su cargo, manifestarán su rechazo a dichas medidas políticas y económicas, y sucumbirán ante el embate mayoritario y aplastante de los muy sonrientes firmantes del Pacto por México.

A los firmantes poco les importó las consecuencias que traerán sus actos. Cristina Díaz, en plena representación del Partido de Estado; Gustavo Madero, queriendo rescatar lo poco que ya queda de su partido, aspirando que ésta fallida alianza le ayude a reconstruir y recomponer al PAN; y Jesús Zambrano, actuando a motu propio, y entregando a la izquierda como lo hizo Talamantes en 1989 en el pacto firmado con Carlos Salinas de Gortari entre PRI, PAN y PFCRN.

Vienen tiempos difíciles, sobre todo porque (como mencioné antes) los atropellos que realizarán al Pueblo serán «en nombre de México», apoyados por el poder mediático del duopolio televisivo Televisa-Azteca, donde la farsa democrática se ha descubierto de capa y ha destapado cínicamente el totalitarismo que han legitimado las principales fuerzas políticas «opositoras».

El camino ya ha sido recorrido antes (por Hitler), y también está marcado: después de ésto, seguirá el control sobre los gobernadores, los cuales serán coptados con canonjías o sustituídos conforme a los intereses oficiales; los líderes sindicales, sustituídos y sumisos ante el poder;  posteriormente, los partidos entreguistas comenzarán a fusionarse y/o disolverse, y finalmente vendrá el poder casi absoluto, con sólo una oposición real: MORENA.

De no aprender de los errores del pasado, corremos un grave riesgo de repetirlos en nuestra tierra y con nuestra gente. Claro, todo ésto «por México», «por el bien de la patria», y «en nombre de Dios».

Saludos. Dejen comentarios.

Solicitud de licencia al PRD

Pachuca de Soto, Hidalgo, Jueves 20 de Septiembre de 2012.

LIC. JESÚS ZAMBRANO GRIJALVA

PRESIDENTE DEL COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL DEL
PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA

ING. ARTURO SÁNCHEZ JIMÉNEZ

PRESIDENTE DEL COMITÉ EJECUTIVO ESTATAL DEL
PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA EN HIDALGO

INTEGRANTES DE LA COMISIÓN DE AFILIACIÓN DEL
PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA

P R E S E N T E

Desde 1997, a mis 17 años, comencé a militar en éste instituto político. Entonces, era un partido diferente. Las decisiones eran compartidas, discutidas, analizadas y votadas; la militancia (aunque no siempre, pero por lo general) era escuchada, y los dirigentes estaban al pendiente de las necesidades de la población, y sus demandas.

Poco a poco se fue perdiendo el rumbo. Los priístas comenzaron a llegar, se comenzaron a regalar candidaturas por el simple hecho de cambiarse de partido (de hecho, era y es más fácil obtener una candidatura en el PRD siendo expriísta que miembro del partido); se comenzó a ignorar el perfil de la gente que venía a nuestro instituto político, en su voracidad de obtener votos que, paradójicamente, en muchos casos, el Partido disminuyó su preferencia electoral por la aparición de éstos priístas, e Hidalgo es el claro ejemplo de ésto: de 23% de preferencias que tenía del voto en 1997, bajó a 9% en la elección de 2009 por la inclusión en el Partido de personajes de dudosa reputación; y el partido se corrompió.

No fue el único factor. La reproducción de conductas que tantas veces denunciamos se hicieron presentes (la corporativización, la compra del voto, la sectarización, el fraude electoral) y, después de la elección fraudulenta de marzo de 1999, se cayó en la ilegalidad primero, al registrar la fórmula Amalia García-Jesús Ortega, cuando la convocatoria claramente decía que no se podía registrar un candidato que ya había competido en la pasada elección (recordemos que el fraude fue perpetrado entre éstos dos personajes) y, posteriormente, al quitarle de forma arbitraria e ilegal la Secretaría General del Partido a Félix Salgado Macedonio.

Esto llevó al reconocimiento legal de las corrientes en el Estatuto, durante la reforma realizada al estatuto en el VI Congreso Nacional realizado en Zacatecas, así como el método de elección de los cargos de dirección al interior, y los cargos de representación popular (antes, era mediante el sistemas de planillas de 128 miembros, ahora, lo era por fórmulas) lo cual perjudicó en gran medida la convivencia interna del Partido, al aumentar el poder de las corrientes, y disminuir el poder de los militantes.

No contentos con eso, comenzaron a despreciar a las minorías disidentes que existían en el Partido. Comenzó entonces un fenómeno de alejamiento de distintos grupos y personajes históricos de la Izquierda debido a las prácticas que se llevaban al interior del Partido, y en las cuales, pese a ser un partido de todos, no incluía a todos. Las decisiones cupulares comenzaron a permear como regla fundamental del Partido, alejándose de la base y de los grandes temas nacionales.

La centralización y concentración del poder se hizo total: comenzó a aplicarse esa máxima que no está en ningún documento básico, pero que debería colocarse en letras de oro a la entrada del edificio de Benjamín Franklin: Acuerdo mata estatuto. Con base en ésta regla no escrita pero si practicada, se hicieron toda clase de atropellos, imposiciones y deslealtades a los militantes.

Por si fuera poco, durante los últimos Congresos del Partido (que, según el estatuto, es la máxima instancia del Partido, y la más democrática), primero intentaron quitar o disminuir todas las acciones afirmativas para tener más pastel para repartir, e incluso intentaron desaparecer el Congreso Nacional como máxima autoridad del Partido, y cuando vieron la oposición y resistencia de diversos compañeros que, incluso, llegaron a ganar votaciones contra éstos atropellos, optaron por no discutir nada, y votar por consigna. Así, mediante planchas hechas con alianzas de las corrientes hegemónicas del Partido detuvieron cualquier intento de alterar cualquier planteamiento realizado por ellas, y aplastar cualquier intento de realizar algo distinto.

El acabose fue cuando permitimos que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación entrara a nuestra vida interna, al llevar un recurso de inconformidad para obtener por la vía de la negociación con los poderes fácticos lo que no pudieron ganar en las urnas, en una clara y desesperada maniobra por continuar teniendo el control político y económico del Partido, de la franquicia, las prerrogativas y el membrete.

La oligarquización y burocratización fue total. Se eliminaron las elecciones internas con el pretexto de “impedir los conflictos postelectorales”, se permitió que personajes como Jesús Ortega (el eterno candidato perdedor a la Presidencia del Partido, y también eterno Secretario General) se mantuvieran en la cúpula del Partido, al igual que personajes como Dolores Padierna, Martha Dalia Gastélum, Hortensia Aragón, Camilo Valenzuela, y otros personajes más que, por la extensión de la lista, no terminaríamos. Sin embargo, el más grotesco de todos es el de René Bejarano, que tiene un espacio en la Comisión Política Nacional cuando, por estatuto, está impedido, siquiera, de estar afiliado. Un claro ejemplo de la ilegalidad que permea en el PRD.

Así, el anuncio que el pasado 09 de Septiembre que hizo Andrés Manuel López Obrador en el Zócalo de la Ciudad de México no es un llamado a dividir a la Izquierda, sino es a recomponer lo que, durante mucho tiempo, intentamos hacer muchos hombres y mujeres que militamos en la Izquierda y que, pese a sus imperfecciones, vimos al PRD como una plataforma de transformación de la vida pública de México.

Sin embargo, pese a los muchos intentos que hicimos por la refundación y la recomposición de la Izquierda, nuestros reclamos jamás fueron oídos, por una sordera emanada de la cúpula que sólo vio por sus propios intereses y los de sus jefes de tribus, sectas o corrientes.

Así, por lo anteriormente expuesto, en mi carácter de miembro del Partido de la Revolución Democrática con número de registro 130400725F8ABA1043, solicito una licencia a mi militancia con carácter de indefinido por así convenir a mis convicciones personales, ideales y principios.

Cabe señalar que siempre, en todos los lugares, con todas las personas, y todas las circunstancias, defendí mi militancia partidista y lo que ello significaba, pese a estar inconforme con muchas de las cuestiones arriba mencionadas. Incluso, en la última campaña electoral realizamos campaña con la propaganda y los pocos recursos materiales a los que tuvimos acceso del PRD, pese a traer la representación de MorenaJE. Así, mi separación indefinida del Partido corresponde a una coyuntura de la que el propio Partido deberá aprender y, si quiere sobrevivir, realizar una gran reflexión interna que someta a una gran reforma que acabe con todos los males que aquejan al Partido, algunos de los cuales he mencionado arriba puntualmente.

Eso, en el entendido de que el PRD quiera sobrevivir como una opción viable para realizar la transformación del país. De continuar con las mismas prácticas, el PRD está condenado a subsistir en el ostracismo político, o bien, a la muerte indigna de lo que representó, alguna vez, la esperanza de millones de mexicanos.

Decía Albert Einstein: Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados. Ojalá el PRD aprenda de sus propios errores, y corrija en función de las necesidades de la base y la población en general, y no de las necesidades de los líderes de las corrientes que, dicho sea de paso, bastante desprestigiados están ante la sociedad.

Así, sin más por el momento, y enviándole un cordial, afectuoso, fraterno y combativo saludo, quedo de usted.

A T E N T A M E N T E

 

HÉCTOR GABRIEL LEGORRETA CANTERA
COORDINADOR ESTATAL DEL MOVIMIENTO REGENERACIÓN NACIONAL JÓVENES Y ESTUDIANTES (MORENAJE) EN EL ESTADO DE HIDALGO

Solicitud de licencia al PRD

Pachuca de Soto, Hidalgo, Jueves 20 de Septiembre de 2012.

LIC. JESÚS ZAMBRANO GRIJALVA

PRESIDENTE DEL COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL DEL
PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA

ING. ARTURO SÁNCHEZ JIMÉNEZ

PRESIDENTE DEL COMITÉ EJECUTIVO ESTATAL DEL
PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA EN HIDALGO

INTEGRANTES DE LA COMISIÓN DE AFILIACIÓN DEL
PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA

P R E S E N T E

Desde 1997, a mis 17 años, comencé a militar en éste instituto político. Entonces, era un partido diferente. Las decisiones eran compartidas, discutidas, analizadas y votadas; la militancia (aunque no siempre, pero por lo general) era escuchada, y los dirigentes estaban al pendiente de las necesidades de la población, y sus demandas.

Poco a poco se fue perdiendo el rumbo. Los priístas comenzaron a llegar, se comenzaron a regalar candidaturas por el simple hecho de cambiarse de partido (de hecho, era y es más fácil obtener una candidatura en el PRD siendo expriísta que miembro del partido); se comenzó a ignorar el perfil de la gente que venía a nuestro instituto político, en su voracidad de obtener votos que, paradójicamente, en muchos casos, el Partido disminuyó su preferencia electoral por la aparición de éstos priístas, e Hidalgo es el claro ejemplo de ésto: de 23% de preferencias que tenía del voto en 1997, bajó a 9% en la elección de 2009 por la inclusión en el Partido de personajes de dudosa reputación; y el partido se corrompió.

No fue el único factor. La reproducción de conductas que tantas veces denunciamos se hicieron presentes (la corporativización, la compra del voto, la sectarización, el fraude electoral) y, después de la elección fraudulenta de marzo de 1999, se cayó en la ilegalidad primero, al registrar la fórmula Amalia García-Jesús Ortega, cuando la convocatoria claramente decía que no se podía registrar un candidato que ya había competido en la pasada elección (recordemos que el fraude fue perpetrado entre éstos dos personajes) y, posteriormente, al quitarle de forma arbitraria e ilegal la Secretaría General del Partido a Félix Salgado Macedonio.

Esto llevó al reconocimiento legal de las corrientes en el Estatuto, durante la reforma realizada al estatuto en el VI Congreso Nacional realizado en Zacatecas, así como el método de elección de los cargos de dirección al interior, y los cargos de representación popular (antes, era mediante el sistemas de planillas de 128 miembros, ahora, lo era por fórmulas) lo cual perjudicó en gran medida la convivencia interna del Partido, al aumentar el poder de las corrientes, y disminuir el poder de los militantes.

No contentos con eso, comenzaron a despreciar a las minorías disidentes que existían en el Partido. Comenzó entonces un fenómeno de alejamiento de distintos grupos y personajes históricos de la Izquierda debido a las prácticas que se llevaban al interior del Partido, y en las cuales, pese a ser un partido de todos, no incluía a todos. Las decisiones cupulares comenzaron a permear como regla fundamental del Partido, alejándose de la base y de los grandes temas nacionales.

La centralización y concentración del poder se hizo total: comenzó a aplicarse esa máxima que no está en ningún documento básico, pero que debería colocarse en letras de oro a la entrada del edificio de Benjamín Franklin: Acuerdo mata estatuto. Con base en ésta regla no escrita pero si practicada, se hicieron toda clase de atropellos, imposiciones y deslealtades a los militantes.

Por si fuera poco, durante los últimos Congresos del Partido (que, según el estatuto, es la máxima instancia del Partido, y la más democrática), primero intentaron quitar o disminuir todas las acciones afirmativas para tener más pastel para repartir, e incluso intentaron desaparecer el Congreso Nacional como máxima autoridad del Partido, y cuando vieron la oposición y resistencia de diversos compañeros que, incluso, llegaron a ganar votaciones contra éstos atropellos, optaron por no discutir nada, y votar por consigna. Así, mediante planchas hechas con alianzas de las corrientes hegemónicas del Partido detuvieron cualquier intento de alterar cualquier planteamiento realizado por ellas, y aplastar cualquier intento de realizar algo distinto.

El acabose fue cuando permitimos que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación entrara a nuestra vida interna, al llevar un recurso de inconformidad para obtener por la vía de la negociación con los poderes fácticos lo que no pudieron ganar en las urnas, en una clara y desesperada maniobra por continuar teniendo el control político y económico del Partido, de la franquicia, las prerrogativas y el membrete.

La oligarquización y burocratización fue total. Se eliminaron las elecciones internas con el pretexto de “impedir los conflictos postelectorales”, se permitió que personajes como Jesús Ortega (el eterno candidato perdedor a la Presidencia del Partido, y también eterno Secretario General) se mantuvieran en la cúpula del Partido, al igual que personajes como Dolores Padierna, Martha Dalia Gastélum, Hortensia Aragón, Camilo Valenzuela, y otros personajes más que, por la extensión de la lista, no terminaríamos. Sin embargo, el más grotesco de todos es el de René Bejarano, que tiene un espacio en la Comisión Política Nacional cuando, por estatuto, está impedido, siquiera, de estar afiliado. Un claro ejemplo de la ilegalidad que permea en el PRD.

Así, el anuncio que el pasado 09 de Septiembre que hizo Andrés Manuel López Obrador en el Zócalo de la Ciudad de México no es un llamado a dividir a la Izquierda, sino es a recomponer lo que, durante mucho tiempo, intentamos hacer muchos hombres y mujeres que militamos en la Izquierda y que, pese a sus imperfecciones, vimos al PRD como una plataforma de transformación de la vida pública de México.

Sin embargo, pese a los muchos intentos que hicimos por la refundación y la recomposición de la Izquierda, nuestros reclamos jamás fueron oídos, por una sordera emanada de la cúpula que sólo vio por sus propios intereses y los de sus jefes de tribus, sectas o corrientes.

Así, por lo anteriormente expuesto, en mi carácter de miembro del Partido de la Revolución Democrática con número de registro 130400725F8ABA1043, solicito una licencia a mi militancia con carácter de indefinido por así convenir a mis convicciones personales, ideales y principios.

Cabe señalar que siempre, en todos los lugares, con todas las personas, y todas las circunstancias, defendí mi militancia partidista y lo que ello significaba, pese a estar inconforme con muchas de las cuestiones arriba mencionadas. Incluso, en la última campaña electoral realizamos campaña con la propaganda y los pocos recursos materiales a los que tuvimos acceso del PRD, pese a traer la representación de MorenaJE. Así, mi separación indefinida del Partido corresponde a una coyuntura de la que el propio Partido deberá aprender y, si quiere sobrevivir, realizar una gran reflexión interna que someta a una gran reforma que acabe con todos los males que aquejan al Partido, algunos de los cuales he mencionado arriba puntualmente.

Eso, en el entendido de que el PRD quiera sobrevivir como una opción viable para realizar la transformación del país. De continuar con las mismas prácticas, el PRD está condenado a subsistir en el ostracismo político, o bien, a la muerte indigna de lo que representó, alguna vez, la esperanza de millones de mexicanos.

Decía Albert Einstein: Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados. Ojalá el PRD aprenda de sus propios errores, y corrija en función de las necesidades de la base y la población en general, y no de las necesidades de los líderes de las corrientes que, dicho sea de paso, bastante desprestigiados están ante la sociedad.

Así, sin más por el momento, y enviándole un cordial, afectuoso, fraterno y combativo saludo, quedo de usted.

A T E N T A M E N T E

 

HÉCTOR GABRIEL LEGORRETA CANTERA
COORDINADOR ESTATAL DEL MOVIMIENTO REGENERACIÓN NACIONAL JÓVENES Y ESTUDIANTES (MORENAJE) EN EL ESTADO DE HIDALGO

El drama del PRD

Hola.

Gran drama es el que vivió el PRD en los días pasados en la elección de su dirigencia nacional, drama que aún no ha terminado, y que suena a ser un asunto telenovelezco de aquí a 2012, teniendo como gran preámbulo la elección de 2011 en el Estado de México.

Pero el drama no comenzó ni el sábado pasado (día que comenzó el Consejo Nacional), ni cuando Andrés Manuel López Obrador pidió licencia como miembro del PRD el mes pasado. El verdadero drama comenzó durante el XII Congreso Nacional del PRD, celebrado en Oaxtepec, Morelos, en diciembre de 2009. Ahí fuimos testigos de cómo el PRD renunció a ser un partido de masas y de base para convertirse en un partido de élites.

La tendencia estaba ahí desde hace muchos años, pero algunos no la pudimos apreciar de inicio. Ya en 2001 se había hecho una gran reforma al estatuto del PRD y a los documentos básicos del PRD que significaron, en la praxis, volverlos a elaborar. En ésta reelaboración de los documentos básicos del Partido (donde fuimos testigos y partícipes) se cambió el método de elección de las dirigencias, pasando de la principio de Representación Proporcional al de la Mayoría Relativa. El argumento fue que con eso habría mayor democracia, pues ésta se hacía directa. En la realidad, se renunció a la distribución equitativa del poder de acuerdo a la fuerza de cada expresión al interior del Partido para dar paso a la negociación y el cochupo de espacios entre las corrientes. Se le quitaba el poder de decisión a la militancia para dar paso a la gran hegemonía de las corrientes.

A partir de aquí tenemos la gran historia de fraudes y prácticas corporativas para ganar las elecciones internas, que si bien ya existían antes de ésta reforma, se agudizaron y exponenciaron infinitamente. El Partido pasó de ser un instrumento de la sociedad para convertirse en un instrumento para ganar prerrogativas y canongías del poder.

En 2009 se dió el siguiente paso para convertir al PRD en un partido de élites: ya no importaba seguir pisoteando la decisión de la militancia en las elecciones internas, bajo la premisa de «acuerdo mata estatuto», sino además se le quitó la capacidad de elegir a sus dirigentes, bajo una fórmula tramposa de bajar «la decisión a las bases». Así, justificaron el secuestro del voto libre, universal, directo y secreto por el de un voto selectivo, dirigido y a modo.

En su momento nos opusimos y lo denunciamos: la modificación al estatuto significaba, en la praxis, bajar los conflictos internos y el jaloneo de corrientes a la base, la cual estaba alejada de éste tipo de prácticas, y además limitaba los espacios de participación de la militancia a un simple espectador de los acuerdos en los comités de base, así como de la distribución del poder, la negociación y el jaloneo para ser el Presidente del Comité de base, pues éste sería el gran elector de aquí en adelante.

La decisión de convertir así al PRD en un partido de élites no fue sólo de Nueva Izquierda. Participaron en la negociación casi todas las expresiones del Partido: IDN, ADN, Foro Nuevo Sol, MEC… La única expresión que se pronunció en contra fue Izquierda Social, de Martí Batres, y los independientes de varios estados, como el Colectivo de Izquierda Hidalguense.

Lo más grotesco de ésta serie de negociaciones fue cuando, después de que volteamos la votación para impedir la eliminación y/o reducción de las cuotas para los diferentes grupos sociales (mujeres, indígenas, jóvenes [donde Iván Texta, representante de los jóvenes de ADN, hizo lo inverosímil: se subió al templete a defender la propuesta de reducir la cuota de los jóvenes del 20 al 10%… O sea, defendió una propuesta contra el sector que él representa]), fue cuando se encerraron en un aula del centro vacacional para encontrar el mecanismo para evitar que las votaciones y los acuerdos se les cayeran en el pleno. Y lo encontraron: Raymundo Cárdenas, presidente de la mesa del Congreso, comenzó a aprobar artículos en fast track, sin discusión y/o ignorando a los compañeros que pedían la palabra para hablar en contra.

Así, hoy Dolores Padierna (y el G-8 en general) carga con su propia cruz: haber fortalecido un Consejo Nacional chucho (donde bien sabía que no iba a ganar) y haberle secuestrado su derecho al voto a las bases. En la praxis, ésto se traduce en haberle entregado a los chuchos el partido estructuralmente hablando. No hablemos ya de las decisiones.

Más aún, se acentúa el drama al llegar a la repartición de carteras al interior del Comité Ejecutivo Nacional, pues nada más son 10 secretarías a repartir (el resto del Comité son el Presidente, el Secretario General, y los coordinadores de los Grupos Parlamentarios del PRD en la Cámara de Diputados y el Senado)¡ las cuales según mi propio cálculo quedarán de la siguiente forma: 3 o 4 para NI, 1 o 2 para ADN, 1 o 2 para IDN, el resto para los aliados de IDN, y la dirección de la mesa directiva del Consejo para Armando Ríos Piter. Claro que existe la posibilidad de que habran más carteras, como en cada Comité, pero la proporción no varía.

En éste escenario, IDN no tiene la capacidad para sacar acuerdos en el Comité, aún teniendo la Secretaría General, y le deja todas las decisiones al bloque de NI, que teniendo sus secretarios, la alianza con ADN, la Presidencia del Partido y la coordinación del GPPRD en el Senado, prácticamente van a hacer lo que su santa voluntad les mande. Más aún, los órganos autónomos se integrarán de la misma forma, por lo que IDN tiene reducidas sus posibilidades de accionar algo dentro del Partido.

Así, el drama del PRD se va a la arena del Estado de México, donde el hecho de que haya o no alianza define las cosas rumbo al 2012, y deja por ende claro el futuro de la Izquierda en México.

El PRD, torpemente, ha marcado el rumbo por el que seguirá en los próximos años, aunque falta ver lo que suceda en los próximos días. Urge la convocatoria a un nuevo Congreso y, si, devolverle el voto a la militancia, pues es hasta noción básica de sentido común: un partido de élites no representa a nadie, sino sólo a los que lo conforman, y el PRD fue creado para ser un instrumento de la sociedad, no una cueva de ladrones, como actualmente lo es.

Saludos. Dejen comentarios.

Apuntes de campaña: Mi experiencia en la campaña de Xóchitl

Hola.

Durante medio año estuve sumido en el proceso electoral de la Coalición «Hidalgo Nos Une». La vi nacer, la vi crecer, la vi madurar, y ahora la veo culminar su proceso. Fueron 6 meses duros, difíciles, donde tuvimos que batallar con todo y contra todos. Nos enfrentamos a aquellos que piensan que el PRD en Hidalgo es «su» franquicia, y con los que se creen amos y dueños de Hidalgo, los priístas.

Ésto, en su momento lo describí como una gran contradicción dialéctica, pues el sector progresista del PRD (y que simpatiza con el movimiento de López Obrador) se ha unido con los conservadores (el PAN) en torno a una precandidatura que es la única que promete realizar un cambio real en Hidalgo, contra la encabezada por José Guadarrama, que es la reproducción del sistema mismo, del PRI […]. Somos dos mundos diferentes, con dos pensamientos diferentes, y dos concepciones de mundo completamente diferentes, unidos para vencer el cacicazgo histórico del PRI. Sin embargo, por encima de las ideologías, considero que hay algo que es supremo a todo, y es el bienestar de la gente, la justicia social, y la libertad a la que aspiramos como sociedad. Ésa también es la otra cosa que nos cohesiona: la gente. No podemos ser tan irresponsables con la gente, como para condenarlas a no cambiar su destino y seguir sometidos al mal gobierno, a la corrupción, al cacicazgo, a la pobreza, a la miseria, y al destierro. (Legorreta, Héctor G. El comienzo de la gran contradicción dialéctica. Marzo 29, 2010. http://blog.hglc.asp25.com/?p=1146)

Ésa fue la tónica en la decidimos unirnos. Sin embargo, considero que en éste intento de cohesionar dos mundos diametralmente opuestos, Xóchitl Gálvez cometió muchos y muy diversos errores que, operativamente hablando, le costaron mucho a la hora de las urnas, y no porque no votara la gente: la gente se comportó muy muy bien. Sin embargo, le pegó porque lo operativamente hecho pudo haber cuajado mejor de haberse hecho otras cosas o de no haber confiado en cierta gente que cometió tontería tras tontería en la campaña. Es decir, hubo errores de Xóchitl Gálvez, y hubo errores de los responsables de cada área de la campaña. Explicaré el porqué y cuáles fueron los errores.

El primer error de Xóchitl Gálvez fue no haber respondido de inmediato los ataques de los otros aspirantes a la candidatura opositora, José Guadarrama y Francisco Xavier Berganza. Pasó más de un mes para que Xóchitl contestara los ataques de éstos dos personajes, y eso a sugerencia nuestra (del Colectivo de Izquierda Hidalguense, en la reunión celebrada en el Tephe con ella). Sin embargo, el daño ya estaba hecho: Guadarrama la tiró 20 puntos en las encuestas, y éste fue un daño irreparable. Xóchitl pudo remontar ésta campaña de desprestigio cxon hechos, pero no le alcanzó para remontar a Paco Olvera (oficialmente hablando: ésto no quiere dejar fuera la posibilidad del fraude electoral que en éste momento presumimos).

El segundo error de Xóchitl fue poner a gente donde no tenía que ponerla, o lo que es dicho de otra forma, no debió haber puesto a cierta gente en ciertos cargos. El primer gran error de Xóchitl en ésta materia fue haber importado a un coordinador de campaña de Baja California, que no tenía ni puta idea de lo que es Hidalgo. Y ya ahogado el niño, a tapar el pozo. Una semana después de haber comenzado la campaña, Oscar Pulido fue destituído como coordinador de campaña, y entonces el CEN del PRD envió a Jesús Zambrano. Zambrano no es tampoco hidalguense, pero tiene mucha experiencia en cuestiones electorales, por lo que la campaña retomó el rumbo después de ésto.

Otro error de Xóchitl con respecto a la gente fue haber dejado a Teódulo González como responsable de la estructura electoral. ¿Porqué? Por:

  1. Es una gente sumamente cercana a Guadarrama.
  2. No tiene ninguna experiencia en cuestiones electorales (en mapacheos y fraudes electorales si, más no en estructura electoral).
  3. Es hermano de quien impugnó la Coalición «Hidalgo Nos Une» (PAN, PRD, PT, Convergencia): Napoleón González.
  4. Es altamente repudiado dentro del PRD, debido a los antecedentes caciquiles de la familia González: Iraís González, su padre, fue uno de los caciques más fuertes de Hidalgo en el PRI en Huazalingo, de la altura de los Guadarrama, los Austria, los Rojo, los Fayad, y otras finas familias del Estado. Además, participó en los dos fraudes electorales aliado al PRI en contra de Fermín Gabino Brandy, actual Presidente Municipal indígena de Huazalingo. Es decir, le hizo fraude a un candidato de su propio partido: el PRD.

En éste sentido, ni la gente del PAN, ni del PRD, ni del PT, ni de Convergencia tenía la confianza suficiente para darle su estructura a Teódulo. Y ésto derivó en que cada partido armó su estructura electoral independiente del otro. Y cuando llegó el momento de juntarña, simplemente eso fue un desmadre. Entonces Teódulo pactó con el PT (partido minoritario de los que conformaron la coalición) que ellos hicieran toda la estructura electoral de Xóchitl, y en una actitud completamente sectaria, se hicieron los valientes y dejaron fuera a mucha gente de los partidos «grandes», pese a que ellos sólo representan el 3% de la votación estatal. Así mismo, hubo huecos que «taparon» con gente del PRD y PAN sin avisar, es decir, no tuvieron la capacidad para armar la estructura electoral y, además, se «robaron» a gente de otros partidos y la hicieron pasar como suya. El resultado: un desmadre el d´ñia de la jornada electoral. Muchas casillas descuidadas (donde el PRI aprovechó la ausencia de representantes para «embarazar» las urnas, compra descarada de votos, mapacherías incluso de los funcionarios de casilla para beneficiar al PRI),

El tercer gran error fue con respecto a la promoción del voto. No hubo propaganda el día que arrancó la campaña, y no la hubo hasta una semana después. Así mismo, la propaganda se acabó dos semanas antes de la elección, y los últimos 15 días tuvimos que trabajar con muchas ganas y energía, pero sin propaganda.

Las «Casas Xóchitl», un desastre. Se supone que éstas «Casas Xóchitl» eran casas de simpatizantes de la candidatura de Xóchitl Gálvez por todo el Estado. Les llevaban propaganda, y ellos tenían que distribuírla en su ámbito de acción. Pero la indicación que dieron desde la coordinación de «Casas Xóchitl» (una coordinación importada desde el Estado de México, por cierto) para darle la propaganda a la gente era que debían dar sus datos a cambio, para tener identificada a la gente que apoyaba a Xóchitl. Pero, si la gente no quería dar sus datos, no se le podía dar la propaganda. ¡Tremendo error! No le puedes condicionar una calcomanía, un vaso o lo que sea a la gente a cambio de sus datos. La gran mayoría de las Casas Xóchitl no hicimos ésto, pues se nos hizo una pendejada, pero hubo quienes si, y eso (considero) impactó en algunos votos menos.

Así mismo, el habernos quedado sin promoción del voto a la mitad de campaña (es decir, sin brigadistas), y ésto debido a que ya no alcanzó para seguirles pagando, ocasionó que la campaña se quedara desierta de brigadistas por lo menos una semana, después de lo cual los brigadistas existentes eran todos voluntarios. Aquí cabe aclarar una cosa: se les pagó a todos y cada uno de los brigadistas el tiempo que trabajaron, a diferencia de lo afirmado por el Revolucionario Institucional.

El cuarto error fue la cuestión de los Jóvenes con Xóchitl. Fue un acierto nombrar a Diana Vega (hija de Xóchitl) como responsable de la cuestión juvenil, pues al ser hija de Xóchitl y no pertenecer a ningún partido, no hería susceptibilidades en el sentido de que alguien del PAN, PRD o Convergencia fuera nombrado coordinador, y a su vez ponía a alguien neutral. Por otra parte, pusieron a una chava que no sabía nada de política, y que no podía detectar ciertas cuestiones que, en su momento, repercutieron en la campaña juvenil.

En éste sentido, las grillas existentes entre dos bandos existentes en la cuestión juvenil del PAN Hidalgo (con conflictos incluso más fuertes de los que existen dentro del PRD, y podría atreverme a firmarlo que así es) les dieron al traste al trabajo juvenil. Por una parte, el clan Yuseb Yong/Iván Becerra, y por el otro Carlos Ham/Giovani Severo/Francisco H León. Contaminaron al grupo con sus problemas, y nos ocasionó consecuencias serias en cuanto a la actividad.

Las grillas entre unos y otros nos afectó a los compas del PRD y Convergencia, principalmente, y ésto debido, a la labia, el oportunismo, el agandalle y las mentiras del clan Ham/Severo/H León. Primero, intentaron nombrarse coordinadores de «Jóvenes con Xóchitl» (pese a que existía un acuerdo para que el grupo fuera una dirección colegiada, con comisiones pero con la única coordinación general de Diana), y en más de una ocasión presionaron e intentaron convencer a Diana que así fuera. Sin embargo, dicho intento no fructificó.

Sin embargo, una situación personal entre Giovani y Diana inclinó la balanza, desde media campaña, definitivamente y hasta el fin de la elección. Y Diana se parcializó hacia el clan Ham/Severo/H León. Las cosas nunca volvieron a ser iguales. Y aunque los compas del PRD le organizábamos un evento con 1000 personas a Xóchitl en la Colonia La Providencia (Mineral de la Reforma), y a Diana dos eventos de 1500 personas en Ixmiquilpan y Chapulhuacán, Giovani Severo le organizaba eventos con 0 personas en Huichapan y Huejutla, y Diana nunca observó ésto, debido a su situación personal.

Además, debido a la influencia de Severo, Diana comenzó a sectarizarse, y no fue porque ella así lo quisiera, sino porque la influencia pesó. Y durante las últimas dos semanas de recorridos, prácticamente nos excluyó de toda actividad. Se agandallaron (y de una forma muy fea y cobarde) a la hija de Xóchitl, y la privatizaron políticamente hablando.

Finalmente (y ésto ya no fue error de Xóchitl), los «estira y afloja» dentro de la Coalición la reventaron desde un inicio. La convivencia PAN-PRD-PT-Convergencia nos enseñó que hay gente rescatable en cada uno de los partidos, y hay gente detestable también. Sin embargo, ésta gente detestable entorpeció mucho el funcionamiento de la Coalición. Además, los puntos de vista insalvables en cuestiones pragmáticas como el asunto AMLO-Calderón, el caso Luz y Fuerza, o incluso cuestiones más profundas ideológicamente hablando como la «mano invisible» o el papel de Iturbide en la Historia de México, mantuvieron una tensa calma en la Coalición. Algo así como la «Paz Armada» en los años previos a la I Guerra Mundial.

Fue muy difícil, y en algunos casos imposible, convivir con algunos panistas. Porque además de todo, querían agandallarse a la mayor cantidad de gente posible que milita en el PRD. Querían adjudicarse cosas que no les correspondían. Por ejemplo, el PRD se movilizaba y llenaba alguna plaza en apoyo a Xóchitl Gálvez, con 100% de gente del PRD.  Llegaban los panistas, regalaban banderas del PAN, aprovechándose de que el PRD no tiene la capacidad económica para regalar tantas cosas en tantos eventos, y simulaban que la gente era de ellos. Así se repitió el esquema muchas veces, a lo largo y ancho del Estado.

Así mismo, el bloqueo de los medios de comunicación locales, aunado a que en algunos medios ni siquiera mencionaban la campaña de Xóchitl, o bien mencionaban a Xóchitl tramposamente como «Bertha X. Gálvez», ocasionó que algunos sectores de la población estuvieran desinformados de dicha campaña, y votaron por el PRI pensando en que la transición estaba muy lejos.

Pese a todo lo anterior, la campaña funcionó ante la población, motivo que nos tiene inmersos en una resistencia frente a un fraude planeado y ejecutado desde el 4º piso de Gobierno del Estado, en beneficio de Paco Olvera. Veremos qué nos depara el destino a nosotros y a Hidalgo, durante los próximos días que seguramente serán de lucha y resistencia en defensa de un voto que ya anhela un cambio de una vez y para siempre en nuestro estado.

Saludos. Dejen comentarios.