La elección presidencial de 1988 ha sido una de las más cuestionadas de toda la Historia en México, pues el momento histórico que el país atravesaba era muy complicado. El gobierno de Miguel de la Madrid no atinaba a resolver el grave problema de la crisis económica que aquejaba al país desde 1982, obligándolo a firmar cartas-intención con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, así como a adoptar el modelo económico neoliberal a cambio de los préstamos que estas instituciones financieras le ofrecían.

Esto ocasionó una ruptura en el Partido Oficial y de gobierno, el PRI, donde se confrontaron dos visiones de nación: por una parte, un grupo de dirigentes encabezados por Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo e Ifigenia Martínez, que acusaron al partido y al gobierno de Miguel de la Madrid de traicionar los principios nacionalistas del PRI al adoptar el neoliberalismo y, por otra parte, el presidente Miguel de la Madrid y los dirigentes del partido, quienes veían como única solución al grave problema económico en que estaba sumergido el país la adopción de este modelo económico.

Así, se generaron las condiciones necesarias para que apareciera una candidatura opositora fuerte, la de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano (algo inaudito desde la escisión del PRI que significó la candidatura de Miguel Henríquez Guzmán, en 1952), por medio del Frente Democrático Nacional (FDN), una coalición formada por el PPS, el PARM y el PFCRN. La candidatura del FDN se enfrentó a la candidatura oficialista de Carlos Salinas de Gortari. Otras candidaturas presentadas en esa elección fueron las de Manuel Clouthier del Rincón (por el PAN), Heberto Castillo Martínez (por el PMS), Rosario Ibarra de Piedra (por el PRT), y Gumersindo Magaña Negrete (por el PDM).

Un mes antes de la elección, el candidato de la Izquierda tradicional, personificada en Heberto Castillo, del Partido Mexicano Socialista (PMS) declinaría en favor de Cuauhtémoc Cárdenas, fortaleciendo aún más su candidatura.

Llegó la elección presidencial el 6 de julio de 1988, y cuando comenzaron a fluir los primeros resultados, Cuauhtémoc Cárdenas se puso a la cabeza en los resultados electorales previos, lo que ocasionó que el presidente Miguel de la Madrid ordenara al Secretario de Gobernación, Manuel Barlett, que detuviera la publicación de resultados, en lo que más tarde se denominaría "la caída del sistema".

Siempre ha existido la duda en el sentido de que Cuauhtémoc Cárdenas ganó la elección de ese año, y que fue víctima de un fraude. Sin embargo, el registro de los resultados electorales de ese año se perdieron en el tiempo, adende de la opacidad del gobierno para ocultar el hecho.

Así, tras años de búsqueda e investigación, se publica en esta página (y por primera vez en mucho tiempo) los resultados de la elección presidencial de 1988. Estos resultados pueden combinarse con el análisis realizado por Cuauhtémoc Cárdenas en su libro Radiografía del Fraude (Editorial Nuestro Tiempo, 1988, 153 pp.), lo cual le dará al lector un panorama más amplio de cómo fue orquestado y armado ese fraude electoral.